24/09/2019 Manuel Ruiz

El sacerdote José M.ª Nasarre recibe la vigésimo quinta Distinción Rotaria

El Rotary Club de Huesca entregaba en el incomparable marco del Salón del Tanto Monta la vigésimo quinta Distinción Rotaria al sacerdote, delegado diocesano de Patrominio y director de Museo Diocesano de Huesca, José M.ª Nasarre. El salón se abarrotaba para reconocer la importante labor llevada a cabo como defensor del patrimonio.

La presidenta del Rotary Club, Eva Álvarez, recordaba que este galardón se otorga a personajes ilustres e instituciones que son referencia en nuestra sociedad, bien por una labor profesional o bien por haber dedicado su vida a los demás. En el caso de Nasarre, aseguraba, se le puede dar por ambas vertientes.

El homenajeado se mostraba agradecido, emocionado y lleno de responsabilidad. Satisfecho porque el reconocimiento significa dignificar la obra a la que todos nos debemos: la conservación del patrimonio y la divulgación de las raíces de nuestra cultura y hay que dejarlas en las mejores condiciones a quienes nos sucedan.

Recibir el galardón en el Salón del Tanto Monta también suponía un honor y un momento importante para él. Recordaba que está abierto desde noviembre de 2017 y es uno de los espacios emblemáticos de la ciudad.

Precisamente, el presidente del distrito rotario 2022, Eduardo Cuello, que agradecía su vida dedicada al servicio a nuestra sociedad, destacaba todas las facetas personales y profesionales de José M.ª Nasarre, entre ellas la comprensión, cercanía, sencillez y humanismo, cualidades que han hecho siempre más sencillas las gestiones a todos quienes le rodean.

El homenajeado ofrecía también una conferencia en la que explicaba cuatro retrablos del patrimonio cultural de la Diócesis de Huesca: el retablo mayor de la Colegiata de Bolea, el de la iglesia parroquial de Grañén, el de la colegiata de Alquézar, y el de la iglesia de Plasencia del Monte, que procede de la iglesia de los Dominicos de Huesca, es decir, de Santo Domingo y San Martín.